Cae Babilonia

Quiero dormir a lo largo y ancho de este tiempo. Frente al horror que se cuela en la retina como un ladrón robando nuestra ingenuidad en la esquina de la vida. Dormir mientras los muros de esta ciudad se derrumban por el peso de sus pecados, corroídos por las terribles grietas de sus vergüenzas. Cuando suceda, ya no será sobre los mismos muertos de siempre, sino que caerán hacia atrás, sepultando bajo los escombros a aquellos que por codicia sostienen sus bases. Sigue leyendo

Anuncios