Si buscas…

  1. Si buscas amor incondicional, compra un perro y aliméntalo tres veces por días.
  2. Si buscas respeto, encuéntralo en el respeto de una prostituta hacia el dinero.
  3. Si buscas fidelidad, se fiel a ti mismo.
  4. Si buscas comprensión, abraza la filosofía.
  5. Si buscas estabilidad, consigue un buen trabajo.
  6. Si buscas equilibrio, aprende a balancear naranjas.
  7. Si buscas inteligencia, bebe del discurso de los eruditos.
Anuncios

El lenguaje es una cárcel a destruir.

Estamos acostumbrados a dar una respuesta a todo, pero partir de un automatismo terrible donde toda respuesta esta pre fabricada. Jamás preguntamos realmente nada, porque toda pregunta real es una búsqueda de una respuesta, no la respuesta inmediata. Nos acostumbramos a la acción como respuesta sin mediación con la reflexión interna que no es más que explorar nuestro ser con el mundo o sus posibilidades. Básicamente, la maravillosa frase de Sartre de que no se trata de lo que el mundo ha hecho con nosotros, sino de lo que hacemos con eso que el mundo ha hecho de nosotros.

Odiamos, amamos, idealizamos, apelamos a la violencia inmediatamente, abandonamos las luchas, ignoramos la situación, nos deprimimos. Todo el tiempo estamos evadiendo la verdad, nos dejamos atrapar por lo usual, por la respuesta natural que nos rodea, que tiene de natural la pertenencia a un sistema que nos seduce a no pensar, y pensar es entrar en comunión con uno y con todo lo que nos rodea a través de la razón y la voluntad.

¿No nos ha pasado eso de encontrarnos en las mismas situaciones a pesar de haber tomado acciones distintas? Eso se debe a que creíamos pensar en la situación, pero la verdad es que simplemente estuvimos desconectados y las formas o esquemas se ponían en marcha, leían una situación y nos entregaban las respuestas posibles. Lo cierto es que jamás pensamos en nosotros, en la situación, en las posibilidades reales. No es simplemente el hecho de no ver algo, sino el hecho cierto de que repasamos la situación mil veces y un elemento tan simple, tan evidente como la respuesta adecuada, se oculto por completo.

Palabras, las dichosas palabras. El lenguaje como sistema de palabras habla del mundo y al mencionarlo, al cubrirlo con el espesor de sus palabras, lo crea para nosotros. Pero no crea el mundo sino las imágenes que tenemos de él. Si creara el mundo, bastarían otras palabras para cambiar el mundo, y las palabras no tienen tal poder. Solo la voluntad de hacer, para bien o para mal, cambia el mundo.

La palabra no crea “el” mundo, sino su propio mundo de operaciones binarias dentro de esquemas que suman más operaciones binarias. Malo y bueno, ético no ético, bello o feo, ángel o demonio. Lo real, mientras, sigue allí sin ser más que lo real, ni bueno ni malo, ni bello ni feo, solo es la existencia. Y una cosa más, el binarismo siempre tiene una parte positiva, preferida por sobre la parte negativa. Hay que estar de ese lado, llegar a ese lugar, que es siempre el ideal de lo puro sin su opuesto, cuando partimos de un sistema que presenta elementos combinados que no pueden existir por si solos.

“Videla Volvé”

18a

1# Da miedo ver al manifestación del 18A, verla realmente, caminar junto a esa gente que conoce poco de lógica discursiva. Los canticos y pancartas cargadas de violencia verbal, dedicadas al gobierno o a la presidenta, son un cuadro impresentable. No se puede reclamar justicia mientras se golpea a periodistas del staff del gobierno, no se puede reclamar diálogo mientras las consignas son “Andate con Chávez” o “Los vamos a colgar de la plaza de Mayo”. Eso lo sabemos todos, y aún así hay que guardar las apariencias de forma idiota con discursos que hablan de la no libertad de expresión mientras se lanzan amenazas de asesinatos o golpes de estado.

2# No hay contradicciones, la clase conserva es así de ridícula y avarienta. Creen en esas pancartas estúpidas que hacen, las conciliadoras y las que destilan odio, y van a manifestarse al Obelisco creyendo que engañan a alguien, y probablemente se engañen solo a sí mismas. Creen que su estabilidad económica está amenazada mientras levantan con pala el ingreso de sus campos o empresas, y que la culpa es de los planes trabajar. Siempre fueron así, y serán así, porque viven en un mundo de cuatro paredes donde está contenida su vida, su casa, su familia, como si vivieran desconectados de la sociedad, la cual como un todo, les permite ese brillante pasar económico. El modelo les da de comer, pero ellos quieren la vida a la que están acostumbrados desde siempre y si la argentina se pierde, si las masas sufren, ellos no registran nada, no ven, no oyen.

2# Hay gente confundida de una clase media egoísta que no entendió jamás que el individualismo es para los ricos, no para los medio pelo. Compran Clarín (como los oficialistas compran Tiempo Argentino), temen ser secuestrados por ovnis motochorros y todavía esperan que el gobierno de Cristina se muestre lo suficientemente socialista como para ir a quitarles el departamentito que tienen en el barrio de Balvanera, Almagro o Saavedra. ¡Hay que actuar, ya no podemos vivir así! Dicen mientras se gastan el sueldo de cuatro meses en un viaje a la costa con la familia. Creen que si venden poco, o les bajan el sueldo, o los precios aumentan, la culpa es de los vagos que reciben planes trabajar. Jamás vieron un dólar, o vieron muy pocos, pero salen a pedir que se permita comprar dólares a lo pabote, derecho que solo será aprovechado por gente tan pero tan alejada de su condición económica, que con mucho gusto subirían a la rama de un árbol y los cagarían en la cabeza por el simple placer de joder a una clase económicamente inferior.

3# Están los que se manifiestan porque cree en la crítica hacia el gobierno. Y es justificada su bronca porque la política a veces es de “o yo, o la tormenta”, y cuando ven que del lado de la salvación hay resabios del menemismo y corrupción, deciden equivocadamente marchar al lado de tipos despreciables y consignas cargadas de violencia. Para esa gente, que de corazón creen en lo que están haciendo y no se les puede recriminar tranza con el pasado, si se les puede pedir que no vayan a esas marchas orquestadas desde la derecha. Usen su juicio, su sentido común, cuando pasen por una vereda pintada que dice “Volvé Videla” o cuando vean que al lado suyo está caceroleando el Doctor Barreda, asesino confeso de su mujer e hijas a las cuales mató a escopetazos porque le rompían las pelotas. Esa gente no quiere lo mismo que ustedes, quieren represión, sangre, hambre para mucho y riqueza para pocos. Quieren el poder de partir una cabeza cuando se levante un poquito para poder mantenerla mirando hacia abajo mientras ellos saquean las riquezas del país, como hicieron siempre. Ellos saben bien lo que quieren y piden, no les importa un ápice las políticas de derechos humanos ni el asistencialismo del estado. Pero ustedes, si deciden marchar con ellos, se convierten automáticamente en voceros del odio. No tienen porque querer a este gobierno, al contrario, péguenle donde les duela con hechos e información pertinente de chanchullos, pero no con consignas estúpidas e incoherentes, mala leche y pedorras.

4# Este gobierno tiene un montón de fallas, y sobre todo, jugaron siempre a no ganar la Ciudad de Buenos Aires porque saben que acá los odian. Pero al contrario de lo que la gente cree, la actitud confrontativa del gobierno con grupos económicos con los cuales está peleado por el reparto de la torta (y con otros no lo está) es lo mejor que nos pudo pasar desde la época de la dictadura con el impresentable Martinez de Hoz, y luego con Alfonsín y Menem. Uno vuelve a la democracia, como país, cuando el conflicto se hace presente, cuando los grandes grupos combaten por el reparto del país y el estado se convierte en un contendiente más (con sus contradicciones, sus puntos oscuros, sus lados desagradables). Ahí nos enteramos de los trapitos sucios, los jóvenes entran en la política, vuelven a aparecer los conceptos sobre la sociedad, los pobres, el pueblo, la masa, la política económica, que creímos morir en las quemas de libros. Cuando la sociedad se enfrenta por intereses, estamos en democracia, luchando la política día a día. Dejen de pedir que el conflicto se termine, y pidan que cada día podamos discutir más y más sobre el destino de nuestro país porque no hay nada más sano para nuestra sociedad que sentarnos a discutir absolutamente todo. Un pueblo callado es un pueblo que no piensa, un clima de eterna cordialidad es una verdadera dictadura del pensamiento y la acción.

SENTADO SOBRE LOS MUERTOS de Miguel Hernández

Sentado sobre los muertos
que se han callado en dos meses,
beso zapatos vacíos
y empuño rabiosamente
la mano del corazón
y el alma que lo sostiene.

Que mi voz suba a los montes
y baje a la tierra y truene,
eso pide mi garganta
desde ahora y desde siempre.

Acércate a mi clamor,
pueblo de mi misma leche,
árbol que con tus raíces
encarcelado me tienes,
que aquí estoy yo para amarte
y estoy para defenderte
con la sangre y con la boca
como dos fusiles fieles.

Si yo salí de la tierra,
si yo he nacido de un vientre
desdichado y con pobreza,
no fue sino para hacerme
ruiseñor de las desdichas,
eco de la mala suerte,
y cantar y repetir
a quien escucharme debe
cuanto a penas, cuanto a pobres,
cuanto a tierra se refiere.

Ayer amaneció el pueblo
desnudo y sin qué comer,
y el día de hoy amanece
justamente aborrascado
y sangriento justamente.
En su mano los fusiles
leones quieren volverse:
para acabar con las fieras
que lo han sido tantas veces.

Aunque le faltan las armas,
pueblo de cien mil poderes,
no desfallezcan tus huesos,
castiga a quien te malhiere
mientras que te queden puños,
uñas, saliva, y te queden
corazón, entrañas, tripas,
cosas de varón y dientes.
Bravo como el viento bravo,
leve como el aire leve,
asesina al que asesina,
aborrece al que aborrece
la paz de tu corazón
y el vientre de tus mujeres.
No te hieran por la espalda,
vive cara a cara y muere
con el pecho ante las balas,
ancho como las paredes.

Canto con la voz de luto,
pueblo de mí, por tus héroes:
tus ansias como las mías,
tus desventuras que tienen
del mismo metal el llanto,
las penas del mismo temple,
y de la misma madera
tu pensamiento y mi frente,
tu corazón y mi sangre,
tu dolor y mis laureles.
Antemuro de la nada
esta vida me parece.

Aquí estoy para vivir
mientras el alma me suene,
y aquí estoy para morir,
cuando la hora me llegue,
en los veneros del pueblo
desde ahora y desde siempre.
Varios tragos es la vida
y un solo trago es la muerte.

Y ahí en Venezuela germinará….

La derecha, tan igual, tan parecida en todos lados, tan oscura y siniestra en su famosa doble cara de moneda, más dura que la piedra. Su discurso de paz mientras ataca simpatizantes de Nicolás Maduro, del partido socialista, los aliados de Hugo Chávez,los que no traicionaron, los que no se dieron vuelta a la primera de cambio con la muerte del comandante.

Lanzan al hermano por la ventana mientras gastan incontables palabras sobre el amor fraternal, se llena la boca hablando de la libertad de expresión y marchan derechitos a quemar cualquier estación de TELESUR por oficialista. Hablan de la violencia del gobierno y mandan a matar, directamente, explícitamente, sin mente, sin consciencia.

Y ese es su rostro real, no la opereta de cartón antes de las elecciones. Porque les gusta jugar esa carta, la del pacifista, la del conciliador, y uno se pregunta ¿Por qué y para qué si uno sabe que un tipo como Capriles, o como Mauricio Macri en Argentina (mutatis mutandis nada porque son la misma peste rancia y conservadora), no creen ni un ápice en las banderas que agitan y agitan sus escuálidos seguidores? Porque hay gente en el medio de todo, fuera de todo, porque eso es el medio en la política(y los extremos la muerte) que se deja llevar por los cantos de sirena de la derecha, que conserva esa vieja ingenuidad de la que hablaba Alí Primera que no mata al pueblo pero tampoco lo salva.

Habrá que ver cómo romper el huevo del egoísmo, de la ingenuidad. Sacar la yema del hombre nuevo, de la consciencia nueva, más abarcativa y menos perezosa que no espere la realidad en formato tabloide o 16:9 para ser digerida sin crítica.  Ese tiempo y ese hombre llegarán, como flor que es semilla se irá esparciendo por toda América Latina.